¡Bienvenida, rutina!

Para bien o para mal, en el hemisferio norte, se acabó lo que se daba… Algunas mañanas entre las sábanas, los días largos, chapuzones interminables, el chiringuito de la playa, el almuerzo de las 5 de la tarde, las cálidas noches de verano, etc.

Pero por otro lado, también se acabaron los niños/as contigo a todas horas, las siestas interrumpidas, el albedrío veraniego, la ausencia de horarios, y en definitiva, el caótico -y a su vez placentero-desorden vacacional, etc.

Sí, he de recordarles que debemos recibir de buen gusto a ¡Dña. Rutina! Y viene para quedarse un tiempito, por lo que más vale que nos adaptemos a convivir con ella de buena manera.

Y es que, aunque no lo crean, lo que para algunos puede ser un suplicio y motivo de depresión post vacacional, para otros puede ser un auténtico alivio…, dos meses con los más pequeños (y no tan pequeños) a todas horas y por todas partes, ¡se pueden hacer eternos! Por ello, la vuelta al cole puede ser incluso motivo de relajación, pero la adaptación a la rutina ha de ser meticulosa, ya que tanto adultos como niños/as debemos recuperar los hábitos paulatinamente. Necesitamos llevar un orden en nuestras vidas para desarrollarnos y ser felices, tanto más, los pequeños de la casa, por lo que debemos aprovechar la vuelta al cole para implantar hábitos y estilo de vida saludables para que se mantengan a lo largo de todo el año.

¿Cómo hacerlo?

Debemos hacerlo de forma progresiva, anticipándonos a la vuelta al colegio, puesto que si no el cambio será demasiado brusco.
Aún tenemos algunos días para ir introduciendo estos cambios y hacer partícipes a nuestros pequeños/as, por lo que te proporcionamos las siguientes pautas, elaboradas por varios especialistas del Quirón, que ayudará a mamás y papás a adaptarse a la rutina de nuevo:

1. Recuperar el hábito de sueño y adaptarse de forma progresiva al horario escolar una o dos semanas antes del inicio del curso; establecer la hora de irse a dormir y de levantarse, ya que evitaremos que vayan cansados el primer día de clase. Los más pequeños, dormir una media de entre 9 y 10 horas al día.
2. Cumplir los horarios incluso los fines de semana.
3. Recuperar el hábito de alimentación. Establecer unos horarios que se parezcan a los que el niño/a va a tener durante la época escolar; Desayunar bien, con tiempo suficiente y en familia: lácteos frutas y cereales -Un desayuno adecuado contribuye a mejorar el rendimiento físico y mental-.
4. Preparar con ellos el material escolar, comprar los libros, forrarlos, preparar el uniforme o la ropa escolar, la mochila…
5. Ayudarles con el repaso de los deberes, siempre reforzándoles y elogiándoles en sus logros
6. Hablarles de las cosas positivas que implica el inicio del nuevo curso, como encontrarse con sus amigos, hacer amigos/as nuevos, aprender cosas, hacer excursiones…
7. Escucharles, responder a sus preguntas, inquietudes y miedos. Darles confianza y apoyo. Para ellos es un reto y una nueva situación a la que tienen que enfrentarse.
8. Realizar actividades físicas por las tardes, en vez de que estén viendo la televisión o jugando en el ordenador, como ir al parque, montar en bici, patinar…De esta forma liberan el estrés y eliminan de sus mentes las preocupaciones y miedos.
9. Acompañarles el primer día de colegio, siempre haciendo el momento de la separación nada traumático y corto en el tiempo.
10. Es importante también el recogerles, siendo puntuales y mostrándonos alegres, interesándonos por todo lo que nos cuentan.
11. No trasmitirles nuestra ansiedad, miedos y pereza a la hora de tener que volver a nuestros respectivos trabajos

¡Madres y padres tranquilos implican niños y niñas felices!

Extraído y modificado de http://www.20minutos.es/noticia/1911985/0/consejos-ninos/vuelta-rutina/cole/
Imagen: www.charhadas.com

Marta Bravo Rojo

Psicóloga deformación profesional con multitud de inquietudes dentro y fuera de mi ámbito deformativo. Psicoinquieta, amante de los pequeños placeres.

Be first to comment

Siéntete libre de comentar lo que te apetezca :)