Dentro del cerebro adolescente

adolescentes

Dentro del cerebro adolescente: nuevos estudios explican las conductas de riesgo desarrolladas por los jóvenes.

Es comúnmente conocido que los chicos adolescentes muestran una gran predisposición a las conductas de riesgo. Ahora, una serie de nuevos estudios dan luz a los mecanismos específicos que nos ayudarán a entender qué puede estar pasando dentro del cerebro adolescente.

Pradeep Bhide, neurocientífico del Colegio de Medicina de la Universidad de Florida reunió a algunos de los más famosos investigadores para cumplir la misión de explicar por qué los jóvenes, suelen comportarse de forma inadecuada. Para el estudio se recurrió sólo a jóvenes de sexo masculino.

El resultado es una serie de 19 estudios que abarcan el tema desde diferentes dominios, incluyendo la psicología, la neuroquímica, la neurobiología o la neurociencia clínica. Los estudios han sido publicados en un volumen especial de Neurociencia del desarrollo: “Cerebros adolescentes: piensan diferente?”

“Profesionales de la psicología, de la educación, del ámbito de la justicia, neurocientíficos y padres y madres se ocupan diariamente de resolver el enigma de las conductas de riesgo de los adolescentes”, dice Bhide. “Estas conductas tienen efecto no sólo en los jóvenes, quienes obviamente se ponen en riesgo sino en sus familias y a la sociedad en general”

“La carga económica y emocional de estas conductas son inmensas. El estudio descrito en este libro ofrece pistas de las causas que las provocan y cómo debemos idear métodos que ayuden a prevenir, evitar o modificar estos comportamientos inadaptados”

Algunos de los resultados encontrados y publicados en este libro nos ofrecen nuevos datos sobre el funcionamiento interior del cerebro adolescente:

• Al contrario de lo que ocurre en la infancia o en el cerebro adulto, los jóvenes adolescentes muestran mayor actividad en la parte del cerebro que controla las emociones cuando se enfrentan a una amenaza. Lecturas de scanner de resonancia magnética revelan que el nivel de actividad en el cerebro límbico de los chicos adolescentes, incluso cuando se les pedía que no respondieran, fue impresionantemente mayor.

Esto implica, sobre todo, que un adolescente que desarrolla conductas inapropiadas tendrá mayor dificultad para frenar la respuesta emocional, reaccionando casi automáticamente a las amenazas que encuentra. Es aquí donde entra la importancia de la Educación Emocional cuando

• Utilizando medidas de actividad cerebral, otro equipo de investigadores encontró que los chicos fueron casi inmunes a la amenaza de castigo pero hipersensibles a la posibilidad de obtener ganancias a través de los juegos de azar. El resultado cuestiona la efectividad del castigo como forma de disuadir las conductas inadaptadas de los adolecentes.

• Otro estudios demostró que una molécula conocida por ser vital en el desarrollo del miedo a situaciones peligrosas está menos activa en los cerebros adolescentes. Este resultado señala las diferencias neuroquímicas que existen entre los cerebros adultos y los adolescentes, lo que puede subyacer a las complejas conductas mostradas por los jóvenes.

“Los nuevos estudios ilustran las bases neurológicas de algunas de las más inusuales pero bien conocidas conductas desarrolladas por los adolescentes”, dice Bhide. “El stress, los cambios hormonales, la complejidad psico-social del entorno y la presión de los iguales contribuyen a los retos de la asimilación afrontada por los chavales”

“Estos estudios tratan de diferenciar, examinar y comprender algunas de las causas potenciales de la complejidad adolescente. Aportan luz sobre cómo podemos interactuar de una forma más efectiva con ellos, dentro o fuera de casa, cómo diseñar estrategias educativas y cómo modificar las conductas de riesgo de estos jóvenes”

Tras leer el estudio, nos damos cuenta de la gran carga de predisposición química y neurológica en las conductas adolescentes, lo que nunca debería servir como justificación de las conductas de riesgo.

Al contrario, debe servirnos para tener muy en cuenta la importancia de ofrecer contextos que apoyen y desarrollen la inteligencia emocional de los adolescentes, que potencien la autoestima y un buen autoconcepto, ofreciendo las herramientas necesarias para contrarrestar ese impulso adolecente que tanta fuerza tiene.

Artículo traducido y adaptado de:

PsyPost: Inside the teenage brain: New studies explain risky behavior

Laura López-Molina

Psicóloga y coach certificada, experta en gestión de conflictos. Inventora de la Teoría de los tiempos óptimos (porque mojar galletas en leche es todo un arte).

Be first to comment

Siéntete libre de comentar lo que te apetezca :)