Existe una frase bien conocida en el mundo del marketing: “la percepción es realidad”. Tiene que ver con el principio general de que lo que el consumidor percibe de tu negocio, tu sitio web o tu producto, efectivamente es. No importa lo ecológico que presentes tu producto, lo divertida que digas que es tu aplicación o que acompañes tu negocio del calificativo ético; si el consumidor lo percibe de diferente manera, lo que haces es presentarle una ilusión. Lo único que importa es lo que los consumidores perciben como real y verdadero.

Esa es la razón por la que empresas como McDonalds invierten millones de dólares en programas deportivos, iniciativas de comida saludable o promocionan más sus ensaladas que sus hamburguesas. En McDonalds saben que son percibidos por los consumidores como poco saludables y hacen todo lo posible por cambiar esta percepción.

Si tu producto parece difícil de usar, probablemente lo será

Volvemos al principio que hemos mencionado anteriormente: la percepción es realidad. Si los usuarios perciben tu producto como difícil de utilizar, no querrán utilizarlo. Vamos a poner el ejemplo de sitios web para ilustrar el tema, aunque lo que contamos es perfectamente extensible a cualquier documento impreso, aplicación móvil o programa informático, entre otros.

Aesthetic-Usability1-1024x556

Supongamos que tienes un sitio web y los usuarios acceden a él. Bastará que detecten un mínimo de complejidad en la web para que vuelvan atrás en su búsqueda a Google para encontrar una alternativa más sencilla a la que tú les presentas.

Esto es algo más habitual de lo que imaginamos, de hecho, todos lo experimentamos en nuestro día a día. Somos grandes consumidores de internet, navegamos todos los días, probablemente no sabríamos decir cuántas horas dedicamos a la semana, y se ha convertido en una herramienta imprescindible en nuestras vidas. El hecho de que internet sea tan imprescindible y que seamos consumidores tan fervientes ha hecho que nos volvamos muy exigentes. No estamos dispuestos a perder tiempo buscando apartados dentro de un sitio web, no navegamos por páginas en las que no nos sentimos cómodos o que nos resultan difíciles de navegar y lo más importante de todo, somos capaces de descartar una página tras un primer vistazo rápido sin pensarlo más de 2 segundos.

dont-make-me-think

Esto es lo que se conoce como “usabilidad percibida”. En cuestión de segundos percibimos lo usable o fácil de usar que va a ser un sitio web. De hecho, en tests de usabilidad en los que los usuarios habían abandonado un sitio web por percibir poca usabilidad, al animarles a que dieran una segunda oportunidad a estos sitios, resultaba que el proceso terminaba siendo más fácil de lo que esperaban. Su percepción había anulado la realidad.

No importa lo fácil de usar que sea tu web, si al usuario le parece difícil, lo será.

Cambios sencillos en la apariencia visual pueden ser decisivos

El diseño visual es un factor clave a la hora de hacer que algo parezca fácil o difícil de usar. El uso de espacio en blanco, la legibilidad del texto, lo equilibrados que son los elementos visuales o lo limpio y sencillo que es el layout de un sitio web contribuyen a percibir usabilidad.

A continuación mostramos un ejemplo de la importancia de la usabilidad percibida. Supongamos que tenemos que registrarnos en una página en la que debemos introducir nuestros datos y los de nuestra empresa y nos encontramos con el siguiente formulario.

form11-1024x658

Conforme se cargue la página, llegados a este punto, la mayoría de usuarios valorará lo interesados que realmente están en completar un formulario como el anterior. Los campos de texto son demasiado largos y están muy próximos entre sí, dando la impresión de que hay mucha información por completar. Es de suponer que un alto porcentaje de usuarios abandonará la página en este punto. Y, sin embargo, completar el formulario no era tan difícil.

form21-1007x1024

Con unos cambios sencillos de diseño conseguimos aumentar la usabilidad percibida. Lo que hemos hecho es aumentar el tamaño del texto y ajustar el tamaño de los campos de texto haciéndolos menos anchos y más altos, alinear las etiquetas a la derecha para facilitar la asociación de cada etiqueta con su campo de texto correspondiente y aumentar el espacio en blanco para hacer que el formulario parezca fácil de completar. Por último, hemos colocado el apartado “Tus datos” en primer lugar, puesto que es un punto de partida más fácil para cualquier persona. Con estos cambios podemos asegurar que este nuevo diseño aumentaría el número de formularios completados.

Idea clave

El diseño visual es fundamental dentro de la experiencia de usuario de un sitio web, una aplicación móvil o un documento impreso. En este artículo hemos pretendido mostrar cómo el diseño puede influenciar en la disposición de los usuarios a perseverar en el uso de cualquier producto. Los primeros segundos de contacto con el producto son decisivos; si parece difícil de usar, el usuario probablemente no llegue a utilizarlo.

Artículo originalmente publicado aquí

Job Accommodation se basa en el conocimiento del usuario para diseñar productos a empresas de manera que lleguen al mayor número de personas posibles.

Puedes seguirlos en twitter, facebook y linkedin

Siéntete libre de comentar lo que te apetezca :)