Emprender es una cuesta enorme con caídas de vértigo. Algunos éxitos y muchos fracasos. Es tener el camino muy claro un día, y tener que cambiar de ruta al día siguiente. Es estar muy atentos para que cuando te caigas te levantes muy rápido. Y cuando te levantes debes hacerlo con fuerza convirtiéndote con cada caída en una versión mejor de ti mismo. Debes ser muy resiliente. Y no agobiarte si tienes un día malo, te lo puedes permitir. Despéjate, sal y vuelve de nuevo feliz de estar haciendo lo que quieres hacer. De poder decidir cuándo, a dónde y por qué.

 

hole to another universe
       Sacar un proyecto adelante es estar preparado para estamparte una y otra vez. Estar preparado para no perderte con lo que parece importante y no lo es. Es no olvidar porque lo hiciste, ni por quién lo hiciste. Tener clara esa misión de tu empresa, es fundamental. Como también lo es recordar todos los días esos valores que caracterizan y hacen único tu proyecto, los que jamás vas a vender.

 

      Para emprender debes estar seguro de que el único éxito que de verdad importa es que estés resolviendo ese problema a tus clientes. Que ganar premios es divertido, anima, alimenta el ego y está bien. Pero ten claro que no es lo importante.

 

    La pasión que te caracteriza te ayudará muchísimo a sacar adelante tu empresa. Estás enamorado de tu trabajo. Y al igual que en el amor, a veces, tendrás que tomar decisiones que muchos tacharían de “locas”. Tendremos que hacer cosas distintas a lo que otros han intentado. Y la única manera de mejorar y cambiar una forma de resolver un problema es haciendo cosas diferentes. Ten presente que tendremos que nadar a contracorriente muchas veces y durante mucho tiempo. Probar mil y una soluciones hasta que por fin das con la que resuelve ese problema que te despertaba a las 5 de la mañana.

 

      Empezar de cero una empresa es estar listo para aprender de todo, desde finanzas hasta dirección de equipos e incluso a hablar en público con soltura y confianza.
abillity awards
    Hablar de lo que haces pero sobre todo escuchar, escuchar y escuchar muchísimo. Rodearte de gente con más talento que tú. Quedarte con todos los consejos que te den todos esos grandes expertos que confían en ti y en que eres capaz de sacar adelante lo que haces. Y darles las gracias por dedicarte su tiempo porque esas horas que te dedican harán que crezcas hasta donde nunca imaginaste llegar.

 

    Dirigir un equipo es crecer con ellos, aprender de ellos, y sacar fuerzas de donde sea para poder seguir motivándolos a pesar de los contratiempos. Te sorprenderán, porque si lo haces bien, pasarán el día apoyándote (también la noche si ellos creen que lo necesitas) y te mandarán whatsapps un jueves santo a las tantas para decirte que todo va a ir bien cuando creíste que no. Si uno decae el resto lo ayuda a levantarse.  También es felicitarles y reforzarles por el trabajo bien hecho. Ellos harán lo mismo contigo. Dirigir un equipo es conseguir que estemos todos en la misma sintonía, bailando siempre al mismo ritmo y con el mismo objetivo. Y trabajar en equipo es lo mejor que te puede suceder.

 

     Llevar una empresa es no olvidarte que tus clientes y usuarios son el centro. Que es por ellos por lo que trabajas día y noche. Deben ser siempre el eje y las decisiones que tomes deben ser por mejorar esa propuesta de valor que has creado para ellos.

 

     Emprender es tener la bandeja de entrada llena de emails, trabajar los domingos y sacar tiempo de donde sea para tu pareja y amigos. Llevar una empresa es tener notificaciones en el móvil 24 horas al día y saber controlar la ansiedad y el estrés que eso genera. Debes ser un maestro en diferenciar lo urgente, de lo necesario y lo imprescindible. Gestionar el tiempo. Y guardar un poco para ti. Pero al principio, muy poco.

 

    Emprender es tener la cabeza en las nubes. Es soñar a lo grande. Sin miedo. Pero con los pies en la tierra.

 

     Es correr sin olvidar que es una carrera de fondo y que para llegar a la meta, algunos tramos hay que hacerlos caminando.

 

    Yo seguiré haciéndolo todo una y otra y otra vez. Porque estoy segura de que el mundo cambia y las empresas salen adelante gracias a la persistencia que nos caracteriza.

 

   Estoy profundamente enamorada de lo que hacemos. Lo que vemos crecer cada día, los problemas de salud que resolvemos a diario y todo lo que estamos consiguiendo es gracias al gran equipo con el que tengo la suerte de trabajar. Gracias a que bailamos juntos y al mismo ritmo, esto es posible: RenalHelp/Conectando Neuronas

 


Este post va dedicado a los gigantes del emprendimiento que me han ayudado y aconsejado en este último y tremendo año: Raúl Del Pozo, Carlos Cendra, Carlos Díaz, Iván Santana, el programa YUZZ de “Jóvenes con Ideas” y la aceleradora de empresas INCUBE de la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria. Una y otra vez, gracias.

6 Comments

  • Enhorabuena! El artículo es muy bueno. Una buena reflexión acerca del emprendimiento. Justo la realidad y justo, también, el camino que hay que seguir: valores, creencia y actitud. Con lo que trasmites estoy segura de que el trabajo que realizas o realizáis es muy bueno. Un saludo.

    • Muchas gracias , María. Y eso es, en plural. Sin el equipo que hay detrás ni sería posible, ni sería tan increíble el camino 🙂 Un abrazo.

  • Totalmente de acuerdo con la entrada, Tais. Me ha alegrado leer la frase “sacar un proyecto adelante es estar preparado para estamparte”. En mi opinión, en ocasiones creemos que “estamparnos” es pernicioso, pero es todo lo contrario. Con cada error aprendemos una nueva forma que no funciona y estamos un paso más cerca de alcanzar el éxito. Como dijo Thomas Alva Edison cuando le preguntaron que por qué no se había rendido tras fallar 9.999 veces antes de dar con los componentes necesarios para fabricar la bombilla: “ahora sé 9.999 maneras que no funcionan, ¿cómo me voy a rendir estando tan cerca?”.
    Un saludo y mucho éxito.

    • Hola Cristian. Gracias por compartir tus reflexiones. ¡Y gran frase! No conocía el final: “cómo me voy a rendir estando tan cerca”. Me encanta 🙂 Un abrazo.

Siéntete libre de comentar lo que te apetezca :)