Mejora tu autoestima en 5 pasos

Todos los aspectos de nuestra vida se ven afectados por la manera en que nos percibimos a nosotros mismos. Desde el trabajo, el sexo, pasando por las relaciones sociales, nuestras respuestas siempre van a depender de quién y qué pensamos que somos. La autoestima consta de dos componentes: un sentimiento de capacidad personal y otro de valía personal, es decir, es la suma de la confianza y el respeto por uno mismo; por lo que una autoestima alta implicaría sentirse capaz y valioso/a, mientras que una autoestima baja acarrea sentimientos de inutilidad y miedo.

La autoestima siempre es una cuestión de grado, nadie carece totalmente de autoestima y, por supuesto, todos/as tenemos la capacidad de desarrollar la nuestra. A continuación, ofrecemos unas recomendaciones para trabajar nuestra autoestima, con el objetivo de aumentar nuestra capacidad para responder de manera activa y positiva a las oportunidades que se nos presenten en los distintos ámbitos de nuestra vida.

Vive conscientemente

No existen dos palabras que expresen mejor lo que podemos hacer para generar más confianza en nosotros mismos y respetarnos más. Si deseamos avanzar, debemos saber qué hacer, qué nuevas conductas incorporar a nuestro repertorio. Tenemos que hacer la siguiente reflexión: si quiero ser más consciente, ¿Cómo y en qué aspectos actuaría de diferente manera?

Aprende a aceptarte

Aceptarnos a nosotros mismos no significa perder la voluntad por cambiar, mejorar o evolucionar, sino que es la condición previa al cambio. Al aceptar lo que sentimos y lo que somos en cualquier momento de nuestra vida, estamos siendo conscientes de nuestras acciones y nuestro desarrollo no se bloquea.

Normalmente todos/as aceptamos más algunas de nuestras características, mientras rechazamos otras, por eso, hacer una lista de hechos relacionados con nosotros mismos que nos cueste aceptar, nos exija un nivel de sinceridad mayor. Recuerda, “aceptar” no quiere decir “gustar”.

Libérate de la culpa

Nuestro objetivo es potenciar un concepto de nosotros mismos resistente y positivo, más allá de que los demás nos aprueben o no. Con frecuencia la culpa está relacionada con la desaprobación de otros, normalmente personas influyentes como nuestros padres o nuestra pareja. En lugar de culpabilizarnos, debemos aprender a preguntarnos: ¿Cuáles fueron las circunstancias? ¿Por qué elegí hacer o no hacer eso en aquel momento? ¿Qué trataba de conseguir? ¿Cómo intentaba defenderme?

Sé auténtico/a

            Cuando falseamos nuestra realidad, lo hacemos para engañar la conciencia de los demás (además de la nuestra), y lo hacemos porque consideramos inaceptable lo que somos. Se vive en una mentira cuando finjo un amor que no siento, cuando simulo indiferencia que no siento, cuando digo que estoy irritado/a y en realidad tengo miedo, etc. La autoestima exige coherencia, así que debemos mostrarnos tal y como somos; y recuerda, si no somos auténticos, estamos siendo nosotros la primera víctima.

Ayuda a los demás a desarrollar su autoestima

Unas relaciones sociales basadas en el respeto, la dignidad  y el reconocimiento de los actos positivos de los demás nos hacen disfrutar más, y cuando somos nosotros los que lo promovemos, nos gustamos más a nosotros mismos. Cuando nos relacionamos de esta manera estamos aumentando la autoestima de los demás, además de la nuestra.

La felicidad inspira felicidad, así que cuando vivimos partiendo de lo mejor de nosotros mismos, tenemos más posibilidades de obtener lo mejor de los demás. Si permitimos que otras personas vean la pasión con la que perseguimos nuestras metas, estamos trasmitiendo nuestra aprobación hacia su actitud de superación.

Tal vez te interese leer: Resiliencia

Referencias

Branden, N. (1989). Cómo mejorar su autoestima. Paidós.

Tais Pérez

Psicóloga sanitaria. Máster en Psicología Clínica y de la Salud con amplia experiencia en evaluación, diagnóstico y tratamientos de problemas y trastornos psicológicos.

Be first to comment

Siéntete libre de comentar lo que te apetezca :)