En una entrada anterior comentábamos la polémica que se había desatado en relación a la publicación editada y revisada de lo que podría llamarse la Biblia de los psiquiatras y psicólogos.

El DSM-V incluye nuevos trastornos a la vez que elimina otros y cambia criterios diagnósticos. Estos nuevos trastornos diagnosticados no dsm5 manualcuentan con un apoyo empírico sólido. Esto puede llevar a medicar conductas normales de forma innecesaria, tal y como cuenta Enrique Echeburúa en este artículo.

A tener en cuenta, en esta nueva edición se incluyen:

  • El trastorno del estado de ánimo disruptivo y no regulado, que bien podría ser una variante de las rabietas temperamentales en niños y adolescentes. Se diagnostica en niños hasta 18 años con irritabilidad persistente y frecuentes episodios de descontrol conductual.
  • El trastorno de la comunicación social-pragmática: Se trata de un nuevo diagnostico que recoge aquellos casos en los que hay dificultades en el uso del lenguaje, similares a los asociados a los niños con trastorno del espectro autista (TEA), pero que no presentan todas las características para recibir dicho diagnóstico. Los síntomas aquí.
  • El duelo por la pérdida de un ser querido se configura como un posible trastorno depresivo mayor. Este nuevo trastorno psicopatologiza un sufrimiento normal en esas circunstancias. Recordemos que en el DSM IV no se diagnosticaba trastorno depresivo mayor si existían síntomas depresivos que duraban menos de dos meses tras la muerte de un ser querido.
  • El trastorno neurocognitivo leve, que podría ser reflejo de la pérdida de memoria atribuible a la edad y que no es necesariamente precursora de demencia.
  • El trastorno por atracón se caracteriza por episodios de ingesta compulsiva de ingesta recurrente y se presenta sin ataques compulsivos de bulimia, ni de ninguna conducta compensatoria. Se hace especial hincapié en diferenciarlo de la simple glotonería.
  • El trastorno disfórico premenstrual se trata de una gran labilidad afectiva, con disforia y ansiedad, que aparece durante la etapa premenstrual del ciclo y desaparece apenas comienza la menstruación. En este caso, la mujer sufre cambios de humor repentinos y se muestra más irritable que de costumbre, por lo que suelen aumentar los conflictos interpersonales. También puede sentirse deprimida o agobiada, pierde el interés por las actividades que antes disfrutaba y experimenta cambios en sus hábitos de sueño y alimentación.

A pesar de la cantidad de críticas recibidas de parte de multitud de psiquiatras y psicólogos de reconocido prestigio, este manual ya está en la calle y a la venta (pueden comprarlo aquí).

Es por ello, que no está de más recordar que la clasificación de los trastornos mentales no clasifica a las personas; lo que realmente hace es clasificar los trastornos de las personas que los padecen. No olviden que siempre debe ser utilizado por personas con experiencia clínica acompañado del juicio clínico pertinente, además de los conocimientos profesionales y criterios éticos necesarios.

 

Referencias

Boyle, M. (2013). The persistence of medicalization: Is presentation of alternatives part of the problem? En S. Coles, S. Keenan y B. Diamond (Eds.), Madness contested: Power and practice (pp. 3-22). Ross-on-Wye: PCCS Books.

Bracken, P., Thomas, P., Timimi, S., Asen, E., Behr, G., … Beuster, C. (2012). Psychiatry beyond the current paradigm. Bristish Journal of Psychiatry, 201, 430-434.

Echeburúa, E., Salaberría, K., Corral, P., y Cruz-Sáez, M. S. (2012). Funciones y ámbitos de actuación del psicólogo clínico y del psicólogo general sanitario: una primera reflexión. Behavioral Psychology/Psicología Conductual, 20, 423-435.

Sandín, B. (2013). DSM-5: ¿Cambio de paradigma en la clasificación de los trastornos mentales? Revista de Psicopatología y Psicología Clínica, 18, 255-286.

4 Comments

  • Me parece interesante que se se difunda esta información aunque quizá no estaría demás que dentro de las profesiones que se mencionan se ponga Logopedas ya que “El trastorno de la comunicación social-pragmática” es más de índole logopedica.
    Un saludo.

  • Pues yo creo que simplemente hay trastornos más y menos graves, el síndrome premenstrual ya existía antes de considerarlo trastorno en el dsm y es un hecho real, las mujeres tenemos desajustes hormonales que nos provocan en mayor o menor medida disforia, pero no creo que deba confundirse en ningún caso con histeria. De todas formas no he leido qué pone en el dsm-V, proponen alguna solución para tratarlo?

Siéntete libre de comentar lo que te apetezca :)