Qué es y qué no es la física cuántica.

Física Cuántica

¿Has oído hablar de la física cuántica? ¿Tienes claro lo qué es y sobre todo lo qué no es? Porque posiblemente sea una de las teorías con más respaldo para los científicos y de las peor entendidas por la gente de a pie. Sin ánimo de profundizar en este complejo mundo daremos algunas aproximaciones que espero aclaren algo el concepto. Para ello he contado con una asesora de lujo, Gara Mora Carrillo, astrofísica en el IAC (Instituto de Astrofísica de Canarias) que con paciencia y buena divulgación ha hecho todo lo que ha podido para hacerme entender como va este complejo universo de partículas.

¿Qué es la física cuántica?
La física cuántica es un conjunto de teorías científicas que han sido desarrolladas para poder explicar cómo funcionan las cosas muy pequeñas, tan pequeñas como los átomos, los electrones o incluso más como las partículas elementales. Y como teorías científicas que son se pueden comprobar mediante la experimentación, por ejemplo los llevados a cabo en el CERN (La Organización Europea para la Investigación Nuclear, el mayor laboratorio de investigación en física de partículas del mundo).

¿Por qué y cuándo surge esta teoría? 

Surge, como la mayoría de las teorías científicas, por la mera observación de fenómenos. En el mundo cotidiano, las teorías de la llamada física clásica (o Newtoniana) explican perfectamente el comportamiento de la materia, sin embargo, los científicos se dieron cuenta que para partículas microscópicas estas teorías fallan estrepitosamente. Todo era una cuestión de escalas y en estas escalas subatómicas la materia se comportaba de manera desconcertante, así que era cuestión de encontrar la descripción adecuada para estos fenómenos a esta escala. De esta forma los físicos empezaron a desarrollar una nueva teoría, la física cuántica, a principios del siglo XX. Todo comenzó con Max Planck, con la idea de que la luz, una onda electromagnética, se emite en cantidades de energía determinadas, específicas, múltiplos exactos de una cierta cantidad mínima. En principio, Planck planteó esta idea como un simple truco matemático que hacía que la teoría coincidiera con los experimentos, pero posteriormente, científicos como Albert Einstein y Niels Bohr demostraron que no era un simple cálculo sino una propiedad real de la radiación. Y así se comenzó a consolidar, hoy por hoy es una de las teorías científicas con mayor aval empírico y cuyas aplicaciones invaden más nuestras vidas, están presentes en los teléfonos que casi todos llevamos en el bolsillo y en los ordenadores que tenemos en casa o en el trabajo que son cada vez más potentes. La física cuántica hace posible el microondas, los anuncios luminosos, las puertas que se nos abren cuando nos acercamos, las nuevas luces LED o los láser, el escáner de un código de barras, es un largo etcétera.

¿Por qué se ha hecho tan popular? 

Pues por sus asombrosos efectos y explicaciones contraintuitivas de la realidad subatómica. Como por ejemplo, que no podemos conocer  simultáneamente con absoluta precisión la posición y el momento de una partícula, o que el observador altera lo observado por el mero hecho de observar. Contribuyen también lo llamativo de sus experimentos como el imaginario Gato de Schrödinger  y el que la teoría ha provocado el debate filosófico más importante desde la teoría de la evolución, argumentando que la realidad tal cual nosotros la percibimos, no es así.

Einstein

¿Qué no es la física cuántica?

  • No es una teoría nueva o de corriente “new age”. Esta teoría arranca a principios del S.XX y se apoya en el corpus teórico práctico de la física de la época para desarrollarse y consolidarse poco a poco, mediante la experimentación, en diferentes aspectos de la ciencia como la electrónica, la energía nuclear, las telecomunicaciones, la computación y la mayoría de los avances de la tecnología moderna.
  • No puede explicar fenómenos “paranormales” tales como la telepatía, la telequinesis, la percepción extrasensorial o comunicación con los muertos. Esto es así por una cuestión de escalas. Los asombrosos efectos de la mecánica cuántica solo se manifiestan a escalas extremadamente pequeñas. Para escalas fisicamente normales, nuestro día a día, lo que un ser humano puede experimentar, estos efectos se cancelan, y lo único que se puede experimentar es el comportamiento “normal” de las cosas, lo que estamos acostumbrados. Hay que entender bien este aspecto porque podríamos interpretar que según la mecánica cuántica nuestro cuerpo podría atravesar una pared puesto que las partículas no están en un solo punto físico. ¿Quién se atreve a probar el experimento lanzándose contra un muro?
  • No es un cajón desastre que puede explicar todo lo que la “ciencia clásica” no puede explicar. Se olvidan de que es una rama importante de una de las disciplinas científicas con más historia de la humanidad. Hay personas que han encontrado en esta teoría el filón para sus teorías pseudocientíficas. La física cuántica nunca probará que determinadas pseudociencias o pseudoterapias funcionan porque ya se ha demostrado que no lo hacen más allá del efecto placebo, como por ejemplo en el caso de la homeopatía. De esta forma los practicantes de reiki defienden que las energías que transmiten se explican por la mecánica cuántica, nada más lejos de la realidad.
  • No hay misticismo en esta rama de la ciencia. Es una rama de la física con un aval científico impresionante detrás y con unas aplicaciones reales increíblemente prácticas. No tiene que ver con creencias religiosas, ni espirituales. El problema son las interpretaciones erróneas y las conclusiones equivocadas que se extraen de sus características más singulares a escalas subatómicas.


Resulta curioso que los defensores de las pseudociencias que tanto suelen atacar a la ciencia tildándola de tener una visión rígida y dogmática de la realidad, intenten interpretar y dar sentido a sus teorías buscando el refugio en la física cuántica, una teoría científica. El mundo esta lleno de paradojas.

Sergio García Morilla.

Sígueme en twitter. 

 

 

 

5 Comments

  • Responder diciembre 14, 2015

    Emilio Molina

    “El observador altera lo observado por el mero hecho de observar”. Esto te daría para explicarlo bien en una segunda tanda. Porque de lo que a veces venden los gurús cuánticos (que “creamos nuestra propia realidad”) realmente significa que una partícula en estado superpuesto colapsa cuando es alterada por la energía de otra partícula, o incluso la gravedad o hasta puede que el vacío cuántico. Y como en mediciones nuestros dispositivos emiten partículas para obtener datos, lo que esa frase quiere decir es que a esas escalas no podemos medir las cosas con nuestros dispositivos sin alterar los sistemas originales. Y ya. No significa, como lo venden, que “puedes imaginar la realidad que quieras y ésta se creará”. Significa que, a escalas cuánticas, las mediciones son como elefantes entrando en una cacharrería. Lo siento por ese lambourghini que estabas imaginando con todas tus fuerzas.

    Y bueno, lo de qué es y qué no es “la energía” te lo dejo para otra, aunque con el reiki ya tenías algo adelantado :)

    • Responder diciembre 16, 2015

      Sergio García Morilla

      Muchas Gracias Emilio por la aclaración del efecto del observador. No se puede explicar mejor.
      Y lo “qué es y qué no es la energía” me lo apunto también 😉
      Saludos!

  • Responder diciembre 14, 2015

    Antonia

    Muy interesante el artículo, pero el cajón, aunque sea un desastre, debe ser de sastre.

  • Responder diciembre 20, 2015

    Pablo

    Muy interesante el artículo, cuantas estupideces en Psicología se han escudado en los supuestos “descubrimientos de la mecánica cuántica”. Sin embargo, no puedo ignorar que varios físicos expertos en el campo se interesaron profundamente en la filosofía oriental, como David Bohm.

Leave a Reply

Siéntete libre de comentar lo que te apetezca :)