¿Qué factores psicológicos influyen en la diabetes?

Numerosos estudios han demostrado lo difícil que es mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes si no se consideran todas sus dimensiones: física, psíquica y social. Sin embargo, la efectividad de este acercamiento integral depende de la compresión de interrelaciones complejas.  La diabetes es una enfermedad que no tiene cura y, por tanto, ya desde su diagnóstico afecta al bienestar subjetivo del individuo que la padece (pare ver una definición de bienestar subjetivo podéis ir al siguiente enlace).

Ahora bien, ¿qué factores psicológicos son los que influyen en la diabetes? Para explicar esto, hablaré de tres niveles fundamentales. El nivel cognitivo, el conductual y el afectivo.

En primer lugar, el nivel cognitivo se refiere a lo que pensamos acerca de nuestra enfermedad. Cómo creemos que va a evolucionar, cuáles son sus causas y sus consecuencias, y qué posibilidades tenemos nosotros de modificar su curso. Estas creencias haran que la persona con diabetes actúe de una u otra forma, tenga una actitud pasiva o activa ante su enfermedad. Aquellas que mantengan una actitud pasiva antes su salud y enfermedad acudirán única y exclusivamente al médico cuando se sienten enfermos y depositarán todas sus esperanzas de curación en manos de la medicina moderna. Lo deseable es que las personas consigan adoptar un papel activo en su salud,  lo cual se refleja en la práctica de estilos saludables tan imprescindible para la prevención de las complicaciones de la diabetes e incluso para la prevención de la propia diabetes tipo II. 

El segundo nivel, el nivel afectivo se refiere a las reacciones emocionales que manifiestan las personas hacia la enfermedad y sus consecuencias. Miedo, ansiedad, depresión, vergüenza, culpa, resentimiento e ira son emociones que pueden aparecer en diferentes estadios del proceso y pueden abarcar desde una reacción normal hasta un evento traumático a nivel psíquico. Algunas de las reacciones más comunes relacionadas con el curso y evolución de la diabetes son la ansiedad y la depresión. Y en muchos pacientes, estas reacciones son el resultado de una mala adaptación a la enfermedad, a la que contribuyen la frustración social (que incluye apoyo social escaso) y el incremento del estrés, junto con una capacidad de afrontamiento insuficiente.

Finalmente, el nivel conductual incluye el cuidado personal, la forma de afrontamiento de las situaciones estresantes relacionadas con la enfermedad, la forma de comunicación con el personal médico, el grado de actividad física, el cambio de hábitos.

La efectividad de las estrategias de afrontamiento del paciente es esencial para superar de manera eficaz las situaciones estresantes y la propia enfermedad. Algunos autores aseguran que el estilo de afrontamiento es el factor principal para la adaptación del paciente. Las estrategias efectivas pueden proteger de los efectos adversos del estrés y, por lo tanto, se relacionan con la adaptación psicosocial y con la salud física y mental.

El diagnóstico de la enfermedad provoca fuertes reacciones emocionales. Los sentimientos que afloran en los primeros momentos del diagnóstico de la enfermedad son, en general muy intensos. En este momento es muy importante la comprensión y el apoyo por parte de la familia, los amigos y el equipo sanitario. Es evidente que una situación de conflicto en estos territorios condicionará la manera de afrontar el autocuidado de la enfermedad.

“La calidad de vida requiere proporcionar más vida a los años, no solamente más años a la vida ” (OMS, 2000).

Tais Pérez

Psicóloga dedicada casi en exclusiva a cerebros que no encuentran su lugar en el mundo, que se pierden o incluso patinan en el transcurso de su camino.

Be first to comment

Siéntete libre de comentar lo que te apetezca :)