Resiliencia

Atardecer

Tras este aparatoso nombre se encuentra un “nuevo” concepto que proviene de la física hasta aterrizar en el campo de la salud mental. Se refiere a la capacidad que tiene un material para recuperar su forma tras ser sometido a circunstancias que lo deforman. En el campo humano se referiría a la capacidad de las personas para mantener un funcionamiento adaptativo y adecuado frente a las adversidades, o sea, seguir funcionando sin venirse abajo ante acontecimientos negativos. También puede describirse la resiliencia como la capacidad de una persona para seguir proyectándose en el futuro a pesar de acontecimientos desestabilizadores, de condiciones de vida difíciles y de traumas a veces graves.

En la psicología, el concepto de resiliencia o afrontamiento señala la capacidad para enfrentar situaciones críticas, sobreponerse y salir airoso y fortalecido, en vez de frustrado o debilitado. O sea que a los psiquiatras nos vendrían de maravilla unas pastillas de resiliencia, una cada ocho horas, para luchar contra la auténtica epidemia de “pseudodepresiones” que no son más que falta de resiliencia, o sea, escasa capacidad de responder a la adversidad o al simple estrés. Hablamos a veces de lo que está ocurriendo.

Hacemos referencia a los cambios generacionales. La capacidad de soportar los embates de la vida de las personas que tienen ahora más de 60-70 años, personas que tuvieron unas circunstancias, en su infancia y adolescencia, mucho más penosas que las que hemos podido disfrutar generaciones posteriores, es muy superior a la que podemos ver en chavales de 20 años a los que cualquier mínima circunstancia adversa, véase ruptura sentimental, no tener un cuerpo escultural o la incapacidad de llegar a las más altas cotas de consumo, les supone un drama de consecuencias irreparables.

Quizás ocurra que la resiliencia se desarrolla más adecuadamente en circunstancias adversas. Este término fue adaptado a las ciencias sociales para caracterizar aquellas personas que, a pesar de nacer y vivir en situaciones de alto riesgo, se desarrollan psicológicamente sanos y exitosos. Se ha dicho que todo comenzó con la observación de algunos niños criados en familias con padres alcohólicos, quienes pese a esto, se recuperaban y lograban una calidad de vida aceptable.

La resiliencia puede verse como una capacidad que podría incluir cualidades como esperanza, tolerancia, resistencia, tolerancia, adaptabilidad, recuperación o superación de contingencias, autoestima, resolución de problemas, toma de decisiones, y templanza ante presiones considerables. Otras características que destacaríamos serían el mayor coeficiente intelectual y mejores habilidades de resolución de problemas, mejores estilos de afrontamiento, empatía, conocimiento y manejo adecuado de las relaciones interpersonales y sentido del humor positivo.

La resiliencia conlleva conductas, pensamientos y acciones que cualquier persona puede aprender y desarrollar. Se trata de una nueva mirada de cómo los diferentes seres humanos afrontan posibles causas de estrés: malas condiciones y vejaciones en la familia, reclusión en campos de prisioneros, situaciones de crisis como las causadas por viudez o divorcio, las grandes pérdidas económicas o de cualquier otra índole. (García, Rodríguez y Zamora).

Los individuos “resilientes” se destacan por poseer un alto nivel de competencia en distintas áreas, ya sea intelectual o emocional, buenos estilos de afrontamiento, autoestima elevada, sentimientos de esperanza, autonomía e independencia, entre otras. Entre las características del ambiente en que se han desarrollado los sujetos resilientes se destaca que han tenido algún evento traumático a corta edad; provienen de familias con padres competentes que les han brindado relaciones cálidas y afectuosas, integrados en redes sociales de apoyo. Lo importante de todo esto es saber que disponemos de una capacidad para superar las adversidades que nos permitirá vivir mucho más y mejor.

Quizás se refiera a esto Kafka Tamura, personaje de una magnífica novela de Haruki Murakami: “Lo que yo deseo, la fuerza que yo busco, no es aquella que te lleva a ganar o perder. Tampoco quiero una muralla para repeler las fuerzas que lleguen del exterior. Lo que yo deseo es una fuerza que me permita ser capaz de recibir todo cuanto proceda del exterior y resistirlo. Fortaleza para resistir en silencio cosas como la injusticia, el infortunio, la tristeza, los equívocos, las incomprensiones”. La señora Saeki le responde: “Probablemente sea esa la fuerza más difícil de alcanzar”.

 

Tal vez te interes leer “Resiliencia: cómo crecer en la adversidad”

Saulo Pérez Gil

Doctor en Medicina,Especialista en Psiquiatría. Actualmente en proceso de deconstrucción psiquiátrica

11 Comments

  • Responder octubre 23, 2013

    Matias

    Me gustan mucho los articulos que publicas, hace tiempo los vengo leyendo. He estado pasando por algunos malos momentos, y leer las cosas correctas si que ayuda. Saludos!

    • Responder octubre 23, 2013

      Tais Pérez

      Gracias Matias!! Me alegra que ayuden, aunque sea un poquito. Un abrazo!

  • Responder octubre 23, 2013

    Karina

    Es mi blog favorito. Lo encontré hace unos días, y se ha convertido en uno de mis pasatiempos favoritos. Gracias, Tais, por compartir tu conocimiento y el de tus colegas. Saludos!

    • Responder octubre 23, 2013

      Tais Pérez

      Muchíiiiiiiísimas gracias Karina!! Qué alegría leer tu comentario :-) un abrazo!!

  • […] Y aún hoy la recuerdo y le guardo un trocito de memoria. Me enseñó mucho sobre resiliencia (¿Qué es la resiliencia?, ¿cómo crecer en la […]

  • […] Fuente: Taispd.com […]

  • Responder abril 29, 2014

    montserrat buscarons

    Buenas tardes.
    Estoy realizando una tesina sobre autonomía emocional.
    Me gustaría y me ayudaría si publicaseis,me mandarais algún reportaje,escrito,bloc,entrevista…cualquier información que pueda ayudarme a documentarme.
    Muchas grácias y felicidades por vuestras aportaciones.

  • […] hacerlo con fuerza convirtiéndote con cada caída en una versión mejor de ti mismo. Debes ser muy resiliente. Y no agobiarte si tienes un día malo, te lo puedes permitir. Despéjate, sal y vuelve de nuevo […]

  • Responder mayo 20, 2016

    Johanna Rivera

    Excelente! Soy de ese grupo de personas. Mientras leía me preguntaba , que factores me llevaron a ser así. Y la respuesta es extensa y está en el artículo. Obviamente, la ayuda de Dios siempre ha estado presente en mi vida.
    Excelente artículo! Gracias!

  • […] Tal vez te interese leer: Resiliencia […]

  • […] Muchas personas exitosas son personas resilientes. […]

Leave a Reply

Siéntete libre de comentar lo que te apetezca :)