Hoy es un buen día para sonreír

El buen humor, puede definirse de manera simplificada cómo el estado de ánimo que se manifiesta mediante una actitud alegre.

El sentido del humor sin embargo, es de más difícil conceptualización, pero si nos arriesgamos, podríamos definirlo como: “aquella cualidad o capacidad mediante la cual los seres humanos podemos relativizar  o desdramatizar las cosas que suceden a nuestro alrededor, poniendo el acento en aquello que tienen de contradictorias, ridículas y/o paradójicas”.

Viene a ser algo así como tomarse a risa aquellas cosas que nos suceden para restarles importancia y no hacer de nuestra vida  un “sin vivir”. Relativizar, a fin de cuentas.

Sabemos a ciencia cierta, (al menos espero que lo hayamos podido comprobar en algún momento) que el sentido del humor nos ayuda a llevar una vida más relajada y distendida, y hace que nos tomemos las cosas de otra manera; que veamos varios puntos de vista y seamos más flexibles ante las situaciones cotidianas.

Pongamos que:

Te despiertas tarde porque no te sonó el despertador y crees que ya se te hace tarde para todo. Estás más nerviosa/o, vas con prisas y se te derrama el café;

Te cambias de camiseta y sales pitando, pero, ¡mierda!, llegas al coche y, ¿las llaves del coche?,  ¿y el móvil?

Te echas a reír, te da mucha rabia, pero te echas a reír; vuelves a casa, coges las cosas, miras el reloj y te das cuenta de que tu reloj está adelantado, tienes el tiempo justo para llegar, pero tienes tiempo. Sales, coges el coche, semáforos en rojo, pitas… pero pones música y respiras hondo…

Éste pese a lo que pudiera parecer al principio,  puede ser el comienzo de un buen día.

Cuando reímos y sonreímos, se producen una serie de cambios fisiológicos en el cuerpo, sin que seamos conscientes de que esto ocurra.

“La risa y el buen humor son biológicamente útiles”, según un informe de la UNAV que recoge las investigaciones del profesor británico Richard Wiseman y su Laboratorio de la Risa, así como estudios coordinados por López Moratalla, junto con Carlos Bernar y Enrique Sueiro, especialistas en Comunicación Audiovisual y Biomédica, respectivamente.

BENEFICIOS DE LA RISA Y LA SONRISA

parejasonriendo

1. Libera endorfinas

Al sonreír, el cuerpo libera endorfinas (responsables de hacernos sentir felices, y también de ayudamos a bajar los niveles de estrés)  y serotonina al torrente sanguíneo, reduciendo así los dolores y mejorando el sistema inmune y, por tanto, nuestras defensas.

2. Favorece la comunicación

La sonrisa es un gesto universal y tiene un gran poder de comunicación. Nos hace parecer más accesibles. La interacción con otras personas se hace más fácil y más agradable cuando se comparten sonrisas y risas, y estas conductas son contagiosas. Los demás también se sentirán mejor y esto a su vez tendrá un efecto positivo en nuestro bienestar.

3. Es un gran ejercicio

La risa es uno de los ejercicios físicos más efectivos y fáciles de hacer. Una sonrisa pone en movimiento cerca de 400 músculos, incluidos algunos del estómago. Los estudios revelan que veinte segundos de risa son equivalentes a tres minutos de ejercicio físico constante. Además, la risa reduce el colesterol en la sangre

4. Aumenta la confianza

Una persona alegre es constantemente vista como una persona más segura y con la autoestima alta, según los expertos. En el ámbito social, la risa es una poderosa fórmula ante el miedo al ridículo y la timidez.

5. Bueno para la piel

Reír trae beneficios hasta a la piel. Al sonreír, entra el doble de aire a los pulmones lo que mejora la oxigenación de la sangre y, por ende, la salud de la piel, haciéndola lucir más tersa y joven.

6. Equilibra el humor

Sonreír ayuda a iniciar el día de la mejor manera, pues ayuda a equilibrar el humor y mejora tu predisposición a realizar diversas actividades. Los especialistas recomiendan sonreír al despertar y antes de acostarse para activar y relajar el organismo.

7. Mejora la digestión

Al reír, nuestro diafragma origina un masaje interno que facilita la digestión y ayuda a reducir ácidos grasos y otras sustancias del cuerpo, lo que ayuda a la salud de los intestinos. Se dice que la risa ayuda a reducir el estreñimiento.

8. Hace vivir más

Las personas con buen humor suelen vivir muchos más años y, de hecho, son más felices. Un estudio publicado el 2010 en la revista Psychological Science reveló que la sonrisa alarga la vida. Según este estudio, las personas que no sonríen viven un promedio de 75 años, mientras que las que sonríen plenamente viven una media de 79 a 80 años.

Yo no sé ustedes, pero visto lo visto, me quedo con la risa y la sonrisa.

¡Pero mucho cuidado!, no se trata de reencarnarnos en Heidi (nombre de un libro infantil de 1880 de la escritora suiza Johanna Spyri), ni de estar sonriendo las 24 horas del día casi sin motivo aparente. No se trata tampoco de banalizar aspectos que quizá no se merezcan que los relativicemos (no perdamos el sentido crítico por tener una sonrisa en la cara, por favor).

Si tienes un mal día, permítete estar de mal humor el tiempo prudencial pero  que ello no afecte demasiado a tu estado anímico ni a tu entorno. Lo más importante será identificar qué es lo que ocasiona que te estés poniendo de mal humor.

Y no te preocupes, el mal humor pasará.

Una vez pasado ese tiempo prudencial, sé parte activa y opta por cambiar a un estado de ánimo más positivo, puesto que los beneficios que ello te reportará a ti y a tu entorno, serán mucho mayores, crea tus estrategias (hacer ejercicio, ver un sketch de tus cómicos favoritos, leer una viñeta de humor, escuchar una canción que te anime, etc…)

“Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro”. Grouxo Marx

Marta Bravo Rojo

Psicóloga deformación profesional con multitud de inquietudes dentro y fuera de mi ámbito deformativo. Psicoinquieta, amante de los pequeños placeres.

Be first to comment

Siéntete libre de comentar lo que te apetezca :)