Testimonios | Conectando Neuronas

avatar

La terapia me ayudó a superar los ataques de pánico.


“Nunca fui una persona miedosa pero algunos acontecimientos en mi vida me llevaron a
empezar a sufrir ataques de pánico. Después de algún tiempo, cuando ya había asumido que simplemente estaba loca, decidí pedir ayuda. Ir a terapia con Tais me ha ayudado a aceptar que no siempre puedo tener el control de todo, a disfrutar de ello y sobre todo a enfrentarme a mis miedos y puedo decir que ya he superado muchos de ellos”.


Lara De Armas
avatar

Resurgir de las cenizas. 


"El descubrimiento de la "buena terapia psicológica" ha significado conocerme mejor,  con mis virtudes y defectos. Todo su conjunto crean lo que soy.
La terapia con Tais me ha dado las herramientas fundamentales para afrontar retos impensables, disfrutando de ellos y generándome confianza para futuras metas. Y por supuesto, hay que ponerlas en práctica con esfuerzo y constancia.
Ya lo decía Socrates: CONOCETE A TI MISMO."



Antonio Padrón
avatar

Soy lo que soy


Mi vida se desmoronaba, los fantasmas aparecían de nuevo y estaba perdiendo el rumbo de mi vida. Pedí ayuda. Era el momento de empezar con la terapia. Mi primera tarea fue escribir en un papel mi índice de masa corporal y el porcentaje de grasa. La segunda, cartas de mis amigos explicando porque me querían tanto. Ambas tareas estas colgadas en la pared de mi casa y me recuerdan todos los días lo que aprendí en los meses de terapia; tenemos fantasmas, la vida no es fácil, pero Tais me enseño a encontrar las herramientas para salir adelante. Hoy puedo mirarme al espejo cada mañana, independientemente de si he podido entrenar o no, sonrío y pienso que puede que no sea la más guapa, la más flaca, la más simpática, la más inteligente o la mejor corredora, pero soy yo, la persona que más me quiere, con sus virtudes y sus defectos. Cuando los fantasmas vuelven de forma automática, vuelvo a hacer uso de lo aprendido en terapia, cierro los ojos, respiro y pienso en todo lo que he conseguido y en lo que me he convertido.

Patricia Taladriz
avatar

Los maestros abren las puertas pero tú debes entrar por ti mismo.


"Mi situación tanto personal como profesional cuando contacté con Tais se asemejaba a la de un coche que se había quedado sin combustible, sin rumbo y, lo que era peor, con los cristales tan sucios que apenas podía ver nada con claridad. En cuestión de pocos meses lo había perdido todo. Estaba a cero y me sentía paralizada, perdida y sin fuerzas. Desde la primera sesión con Tais sentí que a ese coche todavía le quedaba mucho camino por recorrer y paisaje del que disfrutar. Describiría las sesiones con Tais como resolutivas, centradas en la solución. Verás que todo tiene solución y ella te ayudará a encontrarla. El trabajo con Tais se centró en una serie de tareas con las que recuperé mi rumbo, llené mi depósito de energía y ganas para arrancar de nuevo. Poco después encontré un proverbio chino que dice: Los maestros abren las puertas pero tú debes entrar por ti mismo. Gracias Tais por abrirme la puerta y mostrarme cómo cruzarla."



Anónimo
avatar

Mi experiencia con la terapia


"Cuando hablamos de terapia, hablamos de solucionar cosas que hemos dejado atrás o de entender el significado de lo que nos ha sucedido anteriormente.  Lo que buscas en una terapia es a alguien que haga bien su trabajo. Cuando conocí a Tais yo pensaba que nunca iba a levantar cabeza que todo me parecía negro, que estaba en otro país sin hablar el idioma en un trabajo que me hacían bullying. Pero la terapia que tuve con Tais nunca me dejo echarme atrás, ayudándome a comprender que de tan negras que parezcan las cosas siempre hay algo positivo  en ellas.  Pero una terapia con Tais no es que haga bien bien su trabajo, si no es que ama su trabajo que siempre saca tiempo cuando mas lo necesitas sea el día que sea. Ahora gracias a ella y a sus terapias estoy viviendo en Inglaterra hablo bien el inglés por que no me eché atrás, hasta estudio todo en inglés, y del trabajo ya tengo uno mucho mejor donde la gente se respeta."

Miguel González Navarro