Hablemos de sexo… y de sexismo

sexismo

¿Vivimos una sociedad sexista?  Esta es una pregunta, que podría admitir una respuesta dicotómica, pero antes de responderla creemos que merece ser analizada con más detenimiento.

Y para responder esta pregunta,  de manera casi inmediata, surten otras que a su vez están estrechamente entrelazadas. ¿Qué papel e importancia adquiere el léxico en nuestra sociedad?, ¿Influye el lenguaje en nuestras actitudes, en nuestra forma de actuar?, ¿Nos define?…

Bien, pues con este post no pretendemos sentar cátedra sobre el tema, sino más bien, propiciar la reflexión en cada uno/a y establecer las bases para que sean ustedes quienes las respondan por si mismos/as.

Adentrémonos entonces, un poco más en éste concepto: ¿Qué entendemos por sexismo?

En primer lugar, merece la pena echar un vistazo a la amplia y sustentada definición que encontramos en  el siguiente enlace http://es.wikipedia.org/wiki/Sexismo,  pero para simplificar diremos que el sexismo es la actitud hacia una persona o personas en virtud de su sexo biológico.

Desde la Psicología social, el concepto de actitud se analiza desde dos modelos fundamentales: El modelo tridimensional y el modelo unidimensional.

Desde un punto de vista tridimensional (Rosenberg y Hovland, 1960):

La actitud se entiende como una predisposición a responder a alguna clase de estímulo (externo: olores, temperatura, sonidos; ó interno: dolor físico…)  con una cierta clase de respuesta, (afectiva, cognitiva, o conductual).  Según este planteamiento, la actitud tendría tres componentes:

–        El componente afectivo: serían los sentimientos o emociones que provoca el objeto de la actitud y que pueden ser positivos o negativos, (de agrado o desagrado). El prejuicio, por tanto, formaría parte de este componente afectivo [Ejemplo: “Todas las mujeres son manipuladoras”, “las mujeres conducen fatal”, “a las mujeres les encanta ir de tienda”, “las mujeres son más sensible”,” todas las mujeres quieren ser madre, y si no quieren son raras”, “los niños son de las mamás, y las niñas de los papás”

–        El componente cognitivo de la actitud incluiría el modo como se percibe al objeto de actitud y los pensamientos, las ideas y creencias sobre él (que pueden ser favorables o desfavorables). El estereotipo, como conjunto de creencias sobre los atributos o características asignados al grupo, formaría parte de este componente cognitivo. [“Las rubias son tontas”, “las mujeres son buenas cuidadoras”, “las mujeres son más comprensivas”…]

–        El componente conductual sería la tendencia o predisposición a actuar de determinada manera en relación al objeto de actitud. La discriminación, sea de apoyo u hostil (positiva o negativa) conformaría el componente conductual de la actitud   [“violencia de género”, “sueldo inferior a los hombres en puestos de igual categoría”…]

Por lo tanto, si traducimos éstas definiciones al concepto del sexismo entendemos que éste,  es una actitud basada en prejuicios, estereotipos y discriminación

Es posible, que haya  lectores/as que estén pensando que tal definición ya no se cumple a raja tabla, por los avances que se han conseguido hasta el día de hoy:  (La incorporación de la mujer al mundo labora, participación plena en la vida política…), otros/as que defiendan que aún así no se ha logrado la plena igualdad, etc

Pero hablemos de estudios científicos. Entre los estudiosos de ésta temática, cabe destacar propuestas como la de Glick y Fiske (1996) que entienden el sexismo como un constructo multidimensional que incluye dos conjuntos de actitudes sexistas: El sexismo hostil y el sexismo benévolo.

El sexismo hostil: coincidiría básicamente con el “viejo sexismo”, esto es una actitud (o prejuicio, estereotipo y conducta) negativa basada en la supuesta inferioridad de las mujeres (se puede traducir en frases cómo “eso es cosa de mujeres”, “las niñas con las niñas y los niños con los niños”, “no juegues con muñecas, eso es de niñas”)

El sexismo benévolo se definiría como un conjunto de actitudes interrelacionadas hacia las mujeres, que son sexistas en cuánto que las consideran de forma estereotipada y limitadas a ciertos roles, aunque pueden tener un cierto tono afectivo menos negativo.

Los componentes básicos del sexismo benévolo serían:

1) El paternalismo protector, esto es, considerar que el hombre cuida y protege a la mujer como un padre;

2) La diferenciación de género complementaria, esto es, considerar que las mujeres tienen por naturaleza muchas características positivas que complementan las características que tienen los hombres (los hombres son más tercos y las mujeres más dóciles,);

3) La intimidad heterosexual, esto es, considerar la dependencia diádica de los hombres respecto de las mujeres (los hombres dependen de las mujeres para criar a sus hijos/as y satisfacer sus necesidades sexuales)

¿Reconocen alguno de éstos componentes que se mencionan, por parte de lo que se define como sexismo benévolo?

Si lo pensamos fríamente, y atendiendo a éste último estudio científico, reproducimos sexismo sin a veces ser conscientes de ello; determinadas cuestiones se encuentran tan profundamente arraigadas en nuestra cultura, que llegan a formar parte de nuestro pensamiento automático y sistema de creencias pasando apenas inadvertidas.

Así pues, volvemos a una de las primeras cuestiones, ¿Es nuestro lenguaje sexista? Si la respuesta es SÍ, un posible argumento que se use, para justificarlo, es que el lenguaje es sexista porque la sociedad es sexista. Pero, ¿no será también que la sociedad sigue siendo sexista por que el lenguaje continúa siéndolo?

Y Para ilustrar éste post, invito -a quienes no lo hayan visto todavía- a que dediquen 10 minutos más de su tiempo a ver éste estupendo corto qué hace dos semanas que se convirtió en viral en youtube, y que nos muestra que pasaría si la sociedad fuera hembrista (extremo opuesto al machismo), manteniendo para los hombres, los mismos roles y estereotipos que se le adjudican a las mujeres; ¿Y si los hombres fueran mujeres?

Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia”.Marcel Proust.

Referencias:
http://es.wikipedia.org/wiki/Sexismo
http://www.papelesdelpsicologo.es/vernumero.asp?ID=815

Marta Bravo Rojo

Psicóloga deformación profesional con multitud de inquietudes dentro y fuera de mi ámbito deformativo. Psicoinquieta, amante de los pequeños placeres.

Comments are closed.