El Suicidio, como vemos, es un problema muy complejo en el que intervienen factores psicológicos, sociales, biológicos, culturales y ambientales. Arrastra con él ideas y creencias equivocadas. Las personas suelen preguntarse “¿cómo es posible?”, “¿cómo puedes querer quitarte la vida cuando lo tienes todo?”, “¿se podía haber hecho algo para evitarlo?”,etc. La incomprensión, la culpa, la vergüenza son sentimientos que suelen cargar las personas allegadas.

Antes de seguir leyendo hagamos una prueba, intenta imaginar por un instante a una persona que quiere suicidarse. ¿Cómo la visualizas? Si has imaginado a alguien profundamente deprimido, llorando desconsoladamente, y pensando una y otra vez si la vida merece la pena vivirla, estas cerca del perfil real, pero no del todo.

Sigue leyendo aquí:

http://psicosaludtenerife.com/2014/10/23/solo-los-deprimidos-se-suicidan-los-riesgos-de-una-falsa-creencia/

Referencias:

– Beautrais AL, Collings SCD, Ehrhardt P (2005): Suicide Prevention: A review of evidence of risk and protective factors, and points of effective intervention. Wellington: Ministry of Health.
– Friedman, S., Jones, J. C., Chernen, L., & Barlow, D. H. (1992). Suicidal ideation and suicide attempts among patients with panic disorder: A survey of two outpatient clinics. American Journal of Psychiatry, 149, 680–685.
– Harwitz, D., & Ravizza, L. (2000). Suicide and depression. Emergency Medical Clinics of North America, 18, 263–271.
– Lillienfeld, Jay Lynn, Ruscio y Beyerstein (2010). Great Myths of Popular Psychology: Shattering Widespread Misconceptions about Human Behavoir. London: Willey – Bickwell.
– Solomon, A. (2001). The noonday demon: An atlas of depression. New York: Simon & Schuster.

 

10 Comments

Siéntete libre de comentar lo que te apetezca :)