Parece ser que cuando se trata de tomar decisiones, la mente consciente es la última en enterarse.

Ya existían pruebas de que es posible detectar la actividad cerebral asociada con el movimiento antes de que alguien decidiera conscientemente moverse. Pero un trabajo presentado en la conferencia de la Asociación Británica (BNA) en Londres, sugiere incluso que podría ser posible que cambies tu elección antes de que te hayas dado cuenta de que habías decidido algo.

En 2011, Gabriel Kreiman de la Universidad de Harvard, midió la actividad de las neuronas de 12 personas con epilepsia por medio de electrodos ya implantados en el cerebro. Este científico tenía como objetivo identificar la fuente de las convulsiones. El experimento consistía en pulsar un botón y recordar la posición del segundero del reloj en el momento de la decisión.

¿Qué descubrió Keiman?

Para entender lo que descubrió este científico de Harvard, debemos primero saber qué funciones tienen dos áreas importantes del cerebro:

1. El área motora suplementaria del cerebro se encarga de la planificación y coordinación de movimientos complejos. Es decir, gracias a ella somos capaces de realizar movimientos con las dos manos, como por ejemplo aplaudir. Pero también te permite iniciar un movimiento.

2. La corteza cingulada anterior controla la atención, las emociones y la motivación.

Kreiman descubrió que la actividad eléctrica en estas dos regiones cerebrales aparecían hasta 5 segundos antes de que el voluntario supiera que había decidido apretar el botón. Este estudio es una replica a otro también de resonancia magnética funcional hecha por John-Dylan Haynes, del centro de Bernstein de Neurociencia Computacional en Berlín. Haynes encontró que las decisiones podían verse en imágenes de la corteza prefrontal incluso 10 segundos antes de que el sujeto tomara conciencia de su elección.

Kreiman quiere llevar sus experimentos un paso más allá. Ahora en sus estudios cuando observa esta actividad cerebral reveladora que indica que el sujeto a decidido presionar el botón, destella un signo de “stop” en una pantalla frente al participante. Hasta ahora todo lo que tiene es gente que dice, “que extraño, has leído mi mente”, dice Kreiman.

En contra de lo que pueda parecer este artículo, el científico asegura no querer dominar el mundo. Sin embargo tiene pretensiones de lograr el control mental, aunque aún solo haya logrado un poco de lectura de mente inofensiva.

Averiguar los mecanismos de la voluntad podrían eventualmente ayudar a las personas con Parkinson u otras enfermedad en las que se pierde la capacidad del control voluntario.

Por lo menos, tal y como evidencia el autor del estudio, estos primeros resultados alejan la cuestión del libre albedrío de los reinos de la magia y el misterio.

“No hay magia. Hay neuronas, y hay iones que fluyen a través de las membranas, y esto es lo que está guiando nuestras decisiones”. (Kreiman)

 

 

Artículo original aquí.

 

 

8 Comments

Siéntete libre de comentar lo que te apetezca :)