¿Al leer el título de esta entrada has pensado en un elefante azul?

Intentar no pensar en algo solo hace que el pensamiento y las emociones asociadas a ese pensamiento se vuelvan contra ti y se hagan más fuertes. Es mejor aceptar tus emociones y utilizar técnicas de distracción del pensamiento. Aquí tienes algunas:

1. Desvía tu atención hacia alguna actividad placentera: canta, baila, cocina, escribe… Esto hará que sea mucho más difícil para ti mantener ese otro pensamiento en la cabeza.

2. Usa los sentidos para centrarte en alguna sensación externa. Un ejercicio que puede ayudarte consiste en buscar a tu alrededor algo útil, algo de un color determinado y algo bonito. Puedes repetir este ejercicio varias veces y añadir una frase de agradecimiento a cada objeto si quieres hacerlo más complicado (esta tarea es de Luc Isebaert; 2005).

3. Realizar una tarea sistemática: contar las baldosas del suelo por ejemplo. Esta tarea no dejará que te recrees en tus pensamientos negativos.

4. Haz las cosas de forma distinta. En nuestra vida diaria tenemos un montón de tareas automatizadas y realizar estas tareas hace que nos sea más fácil traer a la cabeza esos pensamientos que no queremos tener. Cocina un plato nuevo, haz la compra en otro supermercado o vuelve a casa por otro camino.

5. Concéntrate en algo simple: intenta recordar la letra de una canción, calcula mentalmente cuánto crees que saldrá la compra que tienes que hacer, piensa en una situación que te resultaría agradable.

4 Comments

  • Conozco la tarea de Luc Isebaert, pero en otra versión. Le llaman “cinco, cuatro, tres, dos y uno”. Consiste en describir pausadamente cinco objetos que nos rodeen (con lentitud). Se les asignan unos pocos adjetivos y se pasa a describir cinco sonidos que percibamos. Después cinco emociones que sintamos positivas o neutras.
    El ejercicio debe durar al menos quince o veinte minutos y hacerse unas diez veces al día, sino no está bien hecho.
    No sé si es eficaz, pero no descarto intentarlo 😉

    • Es genial la tarea que propones. Marc Beyebach, terapeuta especialista en terapia breve la utiliza. La suelo proponer en mis sesiones 🙂 Gracias por la aportación. Un abrazo!

Siéntete libre de comentar lo que te apetezca :)